La inflación: nuestro mayor enemigo

La definición exacta de la inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios en un país durante un periodo de tiempo, normalmente un año. Cuando el nivel general de precios sube, con cada unidad de moneda se adquieren menos bienes y servicios. Es decir, que la inflación refleja la disminución del poder adquisitivo de la moneda: una pérdida del valor real del medio interno de intercambio y unidad de medida de una economía. Para medir el crecimiento de la inflación se utilizan índices, que reflejan el crecimiento porcentual de una ‘cesta de bienes’ ponderada (alimentos, bebidas, vestido, vivienda, transporte, etc). El índice de medición de la inflación es el Indice de Precios al Consumidor (IPC).

Si queréis consultar la inflación media que ha habido en nuestro país durante los dos últimos años, podéis hacerlo directamente desde esta web oficial.

Teniendo en cuenta los datos de la web indicada arriba, a continuación os pego la imagen de una tabla en la que calculo la pérdida de adquisición de 10.000 € que tuvieras parados en una cuenta bancaria o bajo el colchón hasta el día de hoy por culpa de la maldita inflación:

Te preguntarás: ¿Pero qué dices? Si yo sigo teniendo el mismo dinero en mi cuenta de ahorro sin tocar hace 20 años. Sí, eso está claro, pero tu poder adquisitivo habrá disminuido en 3.592,71 € . Realmente, es como si hubieses perdido todo ese dinero durante los 20 años que esos 10.000 € han permanecido inmóviles en tu cuenta bancaria o bajo el colchón.

El Banco Central Europeo (BCE) se ha planteado intentar controlar la inflación en la zona euro sobre un 2% anual máximo por lo que ves haciéndote a la idea de que tu dinero perderá poder de adquisición en un 2% anual de media aproximadamente.

¿Asombrado/a? Pues así es, lo único que genera tener el dinero parado es pérdidas en tu patrimonio.

Deja un comentario

Scroll Up