Consejos para mi yo del pasado

Este post te puede parecer el típico artículo de «abuelo cebolleta» en el cual una persona de avanzada edad te da los típicos consejos para que no repitas sus «errores» en la vida pero que al final nadie lleva a cabo.

¿Cuántas veces has tenido la sensación de haber perdido algo de tiempo en esta vida?

Yo no soy un abuelo, tengo 40 años y espero que me quede mucha vida por delante, pero sí es verdad es que con esta edad ya me veo en la posición de aconsejar sobre ciertos asuntos que me hubiese gustado saber con 20 años menos.

No conozco historias de ningún hombre o mujer que en su lecho de muerte se haya arrepentido de no haber trabajado más o de no haber intentado amasar más fortuna, sino todo lo contrario. Todo el mundo se arrepiente de no haber hecho ciertas cosas al cabo de su vida que en el fondo se pueden hacer dándoles un poco más del poco tiempo del que disponemos.

Los días, semanas, meses y años pasan muy rápido y siempre posponemos lo que no deberíamos posponer, va implícito en la ley humana.

Consejos para mi yo del pasado

A continuación os voy a indicar una lista con varios puntos que le entregaría a mi yo del pasado si inventaran una máquina para viajar atrás en el tiempo:

Vas a morir

Ponte como quieras y haz lo que quieras, tarde o temprano todos morimos. No eres inmortal. Como te conté en mi artículo Memento Mori: recuerda que morirás, nacemos sin nada y morimos sin nada.

Aunque pasemos por un momento complicado, da las gracias todos los días de seguir vivo/a y de haber disfrutado de otras maravillosas 24 horas.

Sé tú mismo/a y quiérete

No hagas las cosas y des los pasos en la vida para agradar a los demás. Quiérete cada vez que te levantes, dite a tí mismo/a lo increíble que eres tal como eres, vístete como realmente te guste, sal a la calle siempre con una sonrisa y cómete el mundo.

¡No cambies para gustar a nadie!

Siempre mira hacia delante

Todos en algún momento de nuestras vidas perdemos a alguien o algo. No permitas que eso te estanque en el presente y no te deje avanzar hacia el futuro. Sé fuerte, todo ocurre por un propósito y por muy duro que parezca, saldrás adelante, apóyate en el resto que te queda y saca adelante las ganas y fuerzas que tienes por vivir y prosperar.

No te preocupes por todo

Todo en esta vida tiene solución menos la muerte. Si no le das tantas vueltas a las cosas vivirás mejor y alejarás el estrés de tu vida.

La mayor parte de las catástrofes de las mentes temerosas son sólo imaginaciones.

Cuando te surja un problema ponte manos a la obra para solucionarlo pero no te anticipes a su llegada porque en la gran mayoría de los casos ¡nunca llegan!

Ama por encima de todo

No hay nada mejor en la vida que amar a la persona o personas con las que lo compartes todo. No ocultes tus sentimientos y estate siempre listo/a para lo que necesiten.

Ayuda a los demás

Ayuda a todas aquellas personas que puedan necesitar tu ayuda de forma altruista. Cultiva tus relaciones de amistad, comunícate con muchas personas y trabaja para mantener esas comunicaciones.

Tampoco tengas miedo a solicitar ayuda a las personas que te rodean en temas que tú mismo/a no puedas solucionar.

Huye de las personas tóxicas

Una persona tóxica hace referencia a alguien que afecta directa y negativamente a sus seres más cercanos debido, entre otros aspectos, a su personalidad egocéntrica y narcisista.

Todos tenemos personas tóxicas a nuestro alrededor, incluso familiares y amigos. Huye de ellos, evítalos lo máximo posible y notarás como tu estado anímico se fortalece y tu vida cambia para bien.

Mantén una buena forma física y aliméntate bien

Este punto sería uno de los que más hincapié le haría a mi yo del pasado.

El deporte y un buen mantenimiento físico siempre ha brillado por su ausencia en mi vida. Demasiadas horas a diario delante de la pantalla y poca motivación ha provocado que nunca haya estado en forma.

Referente a la alimentación, huye de las comidas procesadas y comida basura en general. Disfruta de buenos menús saludables para que tu cuerpo te lo agradezca dentro de unos años.

Fundamental que todo el mundo hagamos deporte mínimo una hora al día, 5 días a la semana. ¡A ver si me pongo las pilas! 💪

Vive la vida sin excesos

El carpe diem (aprovecha el momento presente sin esperar el futuro) está muy bien, pero que no te ciegue a hacer locuras como si fuera el fin del mundo.

Disfruta de la vida pero sin excesos. Haz las cosas con cabeza, no te lo lleves todo al extremo y disfruta en su justa medida.

Disfruta de las pequeñas cosas

El ser humano por norma general buscamos satisfacción inmediata a través de grandes gastos, lujos, experiencias al alcance de pocos… pero ¿nunca te has parado a pensar con lo que disfrutas con esas «pequeñas cosas»?

¿Cuándo es la última vez que…?

  • hiciste un castillo de arena en la playa
  • viste una película de un tirón sin consultar tu móvil
  • andaste descalzo por el césped
  • abrazaste a tu madre sin venir a cuento
  • le dijiste a un amigo «te quiero»
  • cantaste en la ducha
  • andaste en silencio por la montaña una mañana entera
  • te emocionaste con tu canción favorita

y así multitud de ejemplos…

Lee mucho y aprende

No es necesario que tengas una carrera con matrícula de honor para demostrar al mundo que sabes de ciertas cosas. En mi caso no terminé la carrera porque monté mi empresa y lo volvería a hacer.

Desde mi inicio laboral y hasta el día de hoy he sido autodidacta, he leído mucho y me he centrado en lo que realmente me apasiona.

No escatimes en sacar tiempo para la lectura, el aprendizaje y en la especialización en tu campo. Tampoco tengas miedo de empezar a aprender cosas nuevas, quien sabe, igual encuentras tu verdadera vocación al cabo de los años.

Viaja y aprende algún idioma

Al trabajar desde bien joven, no tuve la oportunidad de viajar demasiado. Me defiendo con el inglés leído y escrito pero me cuesta hablarlo por la falta de práctica.

Viaja más, conoce mundo, diferentes países y diferentes culturas y si es posible, aprende algún idioma.

Incluso, plantéate trabajar y vivir fuera de España una temporada, te dará unas experiencias que seguro serán beneficiosas en todos los aspectos para tu futuro laboral.

¡Hay más vida más allá de tu barrio, ciudad y provincia!

Enfoca y termina lo que empezaste

No dejes proyectos o ideas a medias. Si crees que debes crear algo porque estás convencido/a de que va a funcionar, saca algo de tiempo para desarrollarlo y adelante.

Aunque no tuvieras razón, la experiencia habrá valido la pena.

Qué multitud de negocios nos hemos perdido mis socios y yo por no habernos animado a desarrollarlos.

La cantidad de ideas que hemos tenido durante todos estos años mientras tomábamos un café o almorzábamos…. y la cara de tontos que se nos quedaba al comprobar que alguien lo sacaba al mercado y resultaban ser buenos negocios….

¿No os ha pasado nunca?

Trabaja en lo que te apasiona

Céntrate en trabajar en lo que realmente te gusta y te apasiona.

Créeme, puedes ganar mucho más dinero al principio con otros trabajos que no te llenarán e incluso odiarás, pero a la larga si trabajas en lo que realmente te gusta y te apasiona, tu potencial crecerá y tus ingresos también. Eso sin contar tu estado anímico en términos generales…

Ahorra un 10% mínimo de tus ingresos

Empecé mi propia empresa muy joven y he de reconocer que el ahorro no era mi prioridad. Disfruté mucho de mis inicios en el mercado laboral pero no debería haber gastado a ese ritmo.

Ahorra desde tu primera paga, intenta apartar siempre un mínimo de un 10% de tus ingresos. No te gastes todo el dinero que ganes por muy poco que sea. Con el paso de los años agradecerás tener un colchón de seguridad para las vacas flacas, que créeme, en algún momento de tu vida llegarán.

Empieza a invertir desde tu primer ingreso

Fórmate en educación financiera y entiende por qué es necesario invertir parte de tus ingresos para que tu patrimonio crezca gracias al poder del interés compuesto y puedas afrontar el ocaso de tu vida con garantías.

Lo ideal es que inviertas el 20% de tus ingresos todos los meses, sin excepción y que busques la forma más sencilla, económica y con posible revalorización posible.

En el banco no hay amigos. Que no te engañen, infórmate bien dónde vas a invertir tu dinero.

Huye del dinero rápido

El dinero rápido no existe sin riesgo extremo. Olvídate de los cantos de sirena.

Nadie puede asegurarte ganancias por encima del mercado en circunstancias normales. NADIE.

Estate atento/a a las posibles estafas piramidales y no hagas ni caso a los anuncios típicos de gana dinero trabajando 30 minutos al día.

Disfruta del camino

Plantéate un camino en la vida y disfruta caminando. No te obsesiones con el objetivo en sí, disfruta cada paso que des hacia él y si llegas a la meta perfecto. Pero si no lo haces, no te vengas abajo, que nadie te quite lo que has disfrutado.

Pase lo que pase, sé feliz. Te mereces eso y mucho más.

Si te ha gustado el artículo o lo ves útil, por favor, difúndelo entre tus amigos y conocidos. También te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter mediante el formulario que tienes en el menú de la derecha con el fin de estar informado/a en todo momento de todos los nuevos artículos que vaya escribiendo.

2 comentarios en “Consejos para mi yo del pasado”

  1. Pues yo misma podría decirle casi exactamente lo mismo a mi yo del pasado, con solo 37 años te das cuenta de las cagadas hechas sobretodo con el dinero. Siempre estaba la frase de ‘es lo que se lleva el cuerpo’, pero la vida no sólo se trata de fiesta, noche y descontrol monetario. Que le haremos, rectificamos algo tarde, pero rectificamos. No vamos a fustigarnos con ello aunque duela.

    Responder
    • Hola Cristina,
      Así es… no es el momento de fustigarse, «que nos quiten lo ‘bailao'» … 😉
      Lo importante es evolucionar
      ¡Que vaya bien!

      Responder

Deja un comentario