La cartera más antigua del mundo: La Cartera Talmud

Hoy os voy a hablar de la cartera de inversión más antigua que se conoce: la Cartera Talmud.

Como puedes imaginar, la inversión no es un tema único de nuestros tiempos.

Nuestros antepasados de una forma u otra ya invertían o intentaban prosperar económicamente, ya fuera adquiriendo propiedades, bienes o simplemente comerciando e intentando crear «negocios».

Pregunta: ¿En esta vida quiénes han sido hombres de negocios y han estado muy unidos al tema del dinero?

Los judíos.

De ahí que la cartera más antigua del mundo se les haya asignado a ellos tras los consejos de sus sabios y eruditos.

Talmud

El Talmud es el libro que contiene la recopilación de la tradición oral judía acerca de la religión y las leyes (Misná) y los comentarios a la Misná (Guemará).

Es un inmenso código civil y religioso, elaborado entre los siglos III y V por eruditos hebreos de Babilonia e Israel.

Por tanto, hay dos versiones del Talmud: la versión de Babilonia y la versión de Israel.

Aunque parezca increíble, en el Talmud de Babilonia (tiene una extensión de unas 700 páginas) los eruditos hebreos ya discutían sobre cómo gestionar el patrimonio personal y familiar así de cómo diversificar al máximo el riesgo.

Y aquí es dónde debemos pasar a valorar la cartera Talmud como otra forma más de tener nuestros ahorros e inversiones diversificadas.

Qué es la cartera Talmud

En base a los textos del Talmud de Babilonia se han podido extraer los consejos de los eruditos de hace más de 1800 años en los que recomiendan dividir nuestra riqueza en tres partes iguales:

🏡 33% en tierras (inmobiliario) – en el Talmud hablan de inversión en tierras para cultivo, etc pero la adaptación actual podría englobar a cualquier propiedad inmobiliaria que se precie: tierras de cultivo, viviendas, garajes, locales comerciales, terreno forestal, etc

En principio esta opción no debería darnos un retorno espectacular pero sí pueden ser valores más o menos seguros para batir de sobra la inflación.

Entiendo que en esta parte se incluiría nuestra vivienda principal si somos propietarios y no vivimos de alquiler.

📈 34% en negocios y/o comercio – en el siglo II d.C. se referían a dedicar un tercio de su patrimonio al comercio, pero hoy en día eso lo podemos extrapolar a tener nuestros propios negocios o bien invertir en acciones de compañías de todo el mundo a través de renta variable.

Lógicamente en este punto lo más cómodo para cualquiera de nosotros sería invertir ese 34% de nuestro patrimonio total en un fondo indexado global de renta variable como te explicaré más adelante.

💶 33% en efectivo (cash) – los eruditos tenían claro que un tercio de la riqueza debía estar siempre disponible para contingencias y para el día a día.

Hoy en día podríamos tenerlo disponible en efectivo, en cuenta bancaria o directamente en algún fondo monetario o incluso de bonos globales.

Dependiendo de la cantidad de dinero que tengamos disponible, puede ser mejor tenerlo en cuenta bancaria o en algún fondo monetario o de bonos.

Puedes utilizar un fondo monetario como refugio para tus ahorros o bien utilizarlo para evitar un posible corralito futuro.

 

¿Cómo montar una cartera Talmud?

Hoy en día se podría montar una cartera Talmud con un asset allocation o distribución de activos muy sencilla a través de 3 simples fondos de inversión, sin necesidad de comprar propiedades inmobiliarias o tierras y sin ni siquiera tener un negocio propio.

¿Cómo podríamos hacerlo? Vamos allá….

Parte designada a tierras

Tal y como te indico anteriormente, podríamos adaptar la inversión en tierras propuesta por el Talmud como inversión en activos inmobiliarios.

¿Estás pensando en comprar un apartamento para alquilar, comprar unas tierras para cultivar algo, o simplemente adquirir un terreno con el fin de revenderlo dentro de unos años?

Pues todos esas inversiones deberían englobar un máximo del 33% de nuestra inversión total.

Si no eres de lo que desean o no pueden adquirir bienes inmuebles por el coste que implica, siempre puedes invertir ese 33% a través de un fondo de inversión inmobiliario indirecto global .

Es la opción más económica y diversificada mediante la cual podrás estar expuest@ al mundo inmobiliario global desde sólo 200€ .

Ahí va el ejemplo de un fondo y un ETF para invertir en REITs (Real Estate Investment Trust) de todo el mundo👇🏼

Nombre Fondo o ETFISINGastos anualesRentab. Anualizada 5 años
Amundi Is Ftse Epra Nareit Global Ae-CLU13288526590,34%2,75%

Vanguard Real Estate Etf
US92290855380,11%5,12%

Parte designada a negocios

Los judíos siempre han sido considerados hombres de negocios y siempre han estado enfocados a tener empresas propias.

Una forma de cumplir con esta parte de la cartera podría ser emprendedor con un negocio propio que estuviera valorado aproximadamente en un tercio de tu patrimonio total, al cual mes a mes le vayas sacando rentabilidad.

Otra forma mucho más sencilla para esta parte de la cartera, sería asignarle un fondo de inversión de renta variable que invierta en decenas o cientos de negocios a la vez, otorgándote una buena rentabilidad anual.

Para los que seguís mi blog y habéis leído mi libro, mi recomendación para este tercio de la cartera Talmud no podría ser otra que adquirir un fondo indexado global de renta 100% variable.

Para ello, serían totalmente válidos fondos como 👇🏼

Nombre FondoISINGastos anualesRentab. Anualizada 5 años
Amundi Index MSCI World AE-CLU09961825630,30%11,90%
Vanguard Global Stock Index Fund Investor EUR AccumulationIE00B03HCZ610,18%11,90%

Parte designada a efectivo

Aquí, tal y como he indicado más arriba, no es lo mismo patrimonios pequeños que patrimonios grandes.

Todo lo que sobrepase los 100.000€ por cada titular en cuenta bancaria podría acarrearnos problemas en el hipotético caso de que tuviéramos un corralito.

Si superamos ese importe, yo ni me lo pensaba y metería el capital en un fondo monetario ya que, aunque nos arroje algún coste o rentabilidad negativa (bajísima) nos permitirá tener nuestros ahorros a salvo de cualquier problema grave en el sistema financiero.

Ahí van 3 ejemplos 👇🏼

Nombre FondoISINGastos anualesRentab. Anualizada 5 años
Amundi Funds - Cash EUR G2 EUR (C)LU05686207270,30%-0,49%
Renta 4 Renta Fija 6 Meses FIES01285200060,31%-0,04%
Caixabank Monetario Rendimiento Estándar FIES01380450020,26%-0,28%

Conclusiones

Si lo pensamos tranquilamente, la filosofía de la cartera Talmud puede estar bien enfocada porque es muy sencilla de llevar a cabo y no conlleva un riesgo excesivamente alto por falta de diversificación.

Tenemos renta variable, renta fija (efectivo) e inmobiliario .

A partes iguales. Muy sencilla.

Sin calentamientos de cabeza.

Simplemente desde MyInvestor o Renta 4 podrías montarte tú sól@ la cartera contratando tres tipos de fondos como los que te he expuesto arriba.

España siempre ha sido considerado un país de propietarios inmobiliarios. Es más, la gente de mi alrededor tiene menos «miedo» de invertir en un inmueble que comprar participaciones de cualquier fondo de inversión.

Por tanto, podría ser una opción muy válida para ese tipo de gente a la que el inmobiliario le da seguridad.

Según algunas webs que he consultado en la que han realizado backtests de rentabilidad sobre la cartera planteada bajo los 3 fondos: indexado global renta variable, fondo inmobiliario global indirecto y un fondo monetario o de bonos, los resultados arrojan unas rentabilidades anualizadas de la cartera de entre un 5,5% y un 7% anual, con una volatilidad del 12% y un máximo de drawdown (pérdidas puntuales) del -35% aproximadamente

Si los cálculos los han realizado bien, es una rentabilidad interesante y a tener en cuenta.

A mí personalmente me gusta por lo sencilla y diversificada que es, aunque yo tengo ya mi cartera definida (podéis consultarla siempre que deseéis en la sección Mi Cartera del blog)

De momento yo sigo mi camino pero si alguno de vosotr@s todavía no tiene claro qué tipo de cartera crear para empezar a invertir, tened en cuenta la cartera más antigua del mundo.

Añadirla a vuestra lista e ir preparando sus pros y contras para tomar la decisión final.

¡Suerte! 🍀

Todas los textos, opiniones y supuestos que indico en el blog son meramente informativos y en ningún momento deben tomarse como una recomendación de compra o venta de activos de ningún tipo.

Siempre deberás acudir a un asesor financiero cualificado para que te asesore lo mejor posible según tus circunstancias económicas, perfil de riesgo, etc.

Si te ha gustado el artículo o lo ves útil, por favor, difúndelo entre tus amigos y conocidos. También te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter mediante el formulario que tienes en el menú de la derecha con el fin de estar informado/a en todo momento de todos los nuevos artículos que vaya escribiendo.

Deja un comentario