Cómo proteger tus plusvalías y no pagar impuestos

Cuando hay turbulencias en los mercados financieros, siempre hay algún amigo o familiar que me pregunta si es momento de vender su cartera de inversión con el fin de proteger sus plusvalías o ganancias.

Como ya he comentado en varias ocasiones, yo sigo un plan a rajatabla: compro de forma periódica participaciones para los fondos de mi cartera e intento estar alejado del ruido de mercado.

Como mucho, me planteo comprar más cantidad de participaciones si tengo liquidez extra en momentos de descensos importantes en el mercado.

Justo ahora con la crisis del covid-19, a mediados de Marzo de 2.020 amplié mis posiciones con un extra que teníamos en la cuenta de ahorro.

Importante: procura tener SIEMPRE un mínimo de 6 meses de gastos fijos en tu cuenta de ahorro.

Mi idea es no vender posiciones en ningún momento durante los primeros 15 años de vida de la cartera confiando en que el mundo crezca y la magia del interés compuesto haga su trabajo durante todo ese tiempo.

Lo que sí realizo una vez al año son rebalanceos de la cartera, con el fin de que los pesos de los diferentes fondos se mantengan en los porcentajes que tenga estipulados para ese período. En mi libro explico este punto con más detalle.

Compra barato, vende caro

Tanto en los en los mercados financieros como en los negocios en general, «comprar barato y vender caro» sería lo ideal para que todo el mundo ganáramos dinero siempre.

Por desgracia, en los mercados financieros, el ser humano tiende a hacer todo lo contrario, ya que se suele mover por el efecto rebaño o, mucho peor, por el miedo

¿Cuántas veces has oído que alguien ha vendido sus acciones o participaciones en fondos cuando los mercados se desploman? ¿y cuántas veces has oído a alguien que se ha montado una cartera de inversión justo cuando los mercados están en máximos históricos?

El ser humano tendemos a comprar cuando todo el mundo lo hace, nos sentimos más seguros y protegidos al ver que todo el mundo invierte su dinero a la vez que nosotros.

Por contra, cuando vienen crisis importantes, todo el mundo suele vender por miedo a perder gran parte de su inversión. Es más, fíjate cómo son las cosas que si tus inversiones son ruinosas pero las de gente de tu alrededor también lo son, ya no lo llevas tan mal. ¿Cómo puede ser?

Tranquilo/a, esa es la tónica general, no eres un bicho raro.

Lo ideal sería tener la bola mágica que nos dijera cuándo es el momento más barato (suelo) o el momento más caro (techo). De esta forma, compraríamos lo más barato posible y venderíamos en el justo momento que nuestras participaciones van a valer más que nunca. Pero bueno, ves olvidándote, nadie tiene esa bola mágica aunque muchos intenten predecirlo. El futuro no lo sabe nadie.

Está claro que cada caso particular es un mundo, pero no deberías deshacer nunca posiciones de tu cartera de inversión. Únicamente deberías hacerlo en un caso extremo de necesidad de liquidez, pero si tienes los deberes bien hechos y sigues mis consejos sobre el ahorro no debería llegar nunca ese momento…

Traspasar antes de tributar por plusvalías

Si tu cartera está compuesta únicamente por acciones, no podrás realizar lo que te voy a explicar a continuación, ya que las acciones no son traspasables. Si te deshaces de ellas, debes tributar por las ganancias generadas en tu declaración de la renta.

Para diferir el pago de impuestos y mantener plusvalías, en España podemos realizar traspasos entre fondos de inversión sin necesidad de pasar por Hacienda (de momento) tal y como te explico más detalladamente en mi artículo «Traspaso de fondos sin tributar por plusvalías«.

Un traspaso de fondos de inversión es el reembolso total o parcial de las participaciones que tenga en un fondo de inversión determinado a otro fondo de inversión por la misma cuantía económica. Ambos fondos no tienen por qué ser de la misma gestora ni englobados en la misma categoría.

Como te he indicado anteriormente, mi idea es no vender ni traspasar en muchos años las participaciones de nuestros fondos aunque entendamos que puedan haber ciclos bajistas, pero entiendo que hayan personas que no se vean para nada cómodas viendo cómo sus inversiones pierdan todas las ganancias de un golpe y plumazo.

Fondos monetarios como refugio

Para evitar ver mermar tu cartera, una posibilidad sería traspasar las participaciones de tus fondos de renta variable a fondos de inversión monetarios.

Los fondos de inversión monetarios son los más seguros de todos y a la par los menos rentables. No tienen en cartera renta variable, riesgo divisa ni deuda subordinada. Invierte en productos de máxima calidad crediticia, como por ejemplo, depósitos bancarios de corto plazo. Están catalogados con el nivel de riesgo UCITS más bajo (el 1).

Los fondos monetarios son perfectos para utilizarlos como «hucha de ahorro»

A continuación te indico varios fondos de inversión monetarios disponibles en conocidos bancos españoles :

NombreISINGastos aprox.
Bankia Fondtesoro Largo Plazo Cartera FIES01388730070,08%
Openbank Ahorro FIES01781720390,22%
GVC Gaesco Fondo Fondtesoro Corto Plazo FIES01406420360,24%
Caixabank Monetario Rendimiento Estándar FIES01380450020,26%
Renta 4 Renta Fija 6 Meses FIES01285200060,31%
BBVA Bonos CP FIES01132760020,32%
Mediolanum Activo S-A FIES01651270380,90%
Santander Deuda Corto Plazo A FIES01127440001,07%

Ojo, no busques rentabilidades para estos fondos ya que son irrisorias en el mejor de los casos.

Más que un fondo para aumentar capital a través de la revalorización, como te he comentado, tal y como están actualmente los tipos de interés, son más bien una hucha dónde ir jugando con los traspasos de los fondos de renta variable.

Conclusiones

Muchos podéis pensar. ¿Por qué pagar comisión anual (por muy baja que sea) por un fondo de inversión que no me va a rentar?

Estos fondos monetarios, aunque tengan algunos gastos anuales, son mejor opción que vender nuestras inversiones y tener que pagar impuestos por las ganancias.

Hagamos un cálculo rápido con un ejemplo…

Imaginemos que tienes 12.000 € en un fondo de inversión de renta variable de los cuales, 2.000€ son ganancias y deseas protegerlas porque ves que es posible una recesión en el corto plazo (no creo que aciertes, nadie sabe el futuro) .

  • Opción 1 – Vendes el fondo y tienes en cuenta 12.000 € . Como 2.000 € son ganancias, en tu próxima declaración de la renta, lo normal es que tengas que pagar un mínimo de un 19% de esos 2.000 €, o sea, 380€ de impuestos.
  • Opción 2 – Traspasas todas las participaciones de tu fondo a un fondo monetario de los indicados arriba, por ejemplo el Renta 4 Renta Fija 6 Meses FI. Tendrás unos gastos anuales de un 0,31% sobre el capital de 12.000 €, que serán unos 37,20€ al año.

Como puedes observar, la diferencia entre 380€ y 37,20€ es más que evidente. Además, cuando creas oportuno, podrás volver a traspasar toda tu inversión al fondo de renta variable que tenías contratado anteriormente con el fin de intentar hacer crecer de nuevo tu inversión.

No quiero que se me malinterprete con este artículo, ya que con esta medida no quiero que dejemos de pagar impuestos, sino que los pospongamos a más adelante. Intentemos que nuestro capital y ahorros trabajen para nosotros el mayor tiempo posible para conseguir que el interés compuesto haga nuestra «bola» más grande.

Si tienes alguna duda o pregunta intentaré ayudarte desde la sección de comentarios de más abajo.

Si te ha gustado el artículo o lo ves útil, por favor, difúndelo entre tus amigos y conocidos. También te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter mediante el formulario que tienes en el menú de la derecha con el fin de estar informado/a en todo momento de todos los nuevos artículos que vaya escribiendo.

Deja un comentario