Reflexiones post confinamiento

Estamos en el año 2.020, la Organización Mundial de la Salud declara una pandemia mundial ocasionada por el coronavirus covid-19 y muchos países afectados, entre ellos el nuestro, imponen confinamiento a toda la población mediante la instauración del Estado de Alarma durante varias semanas.

Eso es lo que no ha tocado vivir, estar encerrados en casa trabajando (los que podíamos) saliendo únicamente a comprar bienes de primera necesidad, a tirar la basura o a pasear a los perros aquellos que tuvieran mascota….

Una vez nos han vuelto a permitir volver a nuestras vidas (con algunas restricciones de mucho menor calado), ¿te has parado a pensar cómo ha sido tu vida durante esas semanas? ¿Ha cambiado algo?

🤔 Reflexiones post confinamiento

He de reconocer que la cuarentena me ha hecho darle muchas vueltas a la cabeza para intentar separar el grano de la paja y quedarme con lo más importante para nuestra vida.

También reconozco que me considero un poco «prepper», es decir, soy una persona que se prepara constantemente ante una posible catástrofe, con el fin de sobrellevarla lo mejor posible.

Gracias a ello, el anuncio del confinamiento no me generó ansiedad por conseguir bienes de primera necesidad ya que suelo tener siempre para 15 días mínimo y psicológicamente estaba preparado para lo que nos iba a tocar vivir.

Vivimos en un mundo civilizado, pero las catástrofes naturales pueden ocurrir y no está de más estar preparado/a para ellas. 💪🏼

🗽Libertad

No somos conscientes de la suerte que tenemos de vivir donde vivimos.

España es un país en el que podemos vivir libremente, tenemos nuestros problemillas «sociales» y «políticos», pero en global, podemos decir que es uno de los mejores países para vivir del mundo.

La declaración del Estado de Alarma desde el 15 de Marzo de 2.020 hasta el 21 de Junio del mismo año nos privó repentinamente de nuestras libertades de movimientos principalmente, con el fin de atajar la pandemia provocada por el covid-19 y que tantas muertes estaba acarreando en nuestro país, con un colapso de nuestro sistema sanitario al no haber tantos medios (ni personales ni materiales) para poderlo controlar.

Todos encerrados en casa.

Familias enteras en pisos de menos de 80 metros cuadrados sin posibilidad de salir al parque para que los niños corran, prohibido salir a hacer deporte, prohibido juntarte con el vecino de la puerta de al lado, prohibido ir a ver a tus padres, hermanos, sobrinos… Prohibido, prohibido, prohibido….

Un jarro de agua fría para la población y lo peor de todo, no sabíamos realmente cuándo iba a terminar.

La gente asustada por si salía a la calle y enfermaba.

Miedo por perder el trabajo ya que tu empresa estaba cerrada o no te dejaban abrir la persiana de tu negocio por no vender bienes de primera necesidad…

Por primera vez en mi vida con 40 años me sentía como cualquier otro preso de cualquier cárcel sin haber hecho nada malo.

Se acabaron los paseos por el monte, bajar a la calle a cualquier hora, a dar una vuelta con el coche. Todo.

Simplemente encerrados en casa trabajando y como ocio televisión, series, internet, juegos de mesa, lectura…

¿Qué sientes ahora al abrir la puerta de casa y salir a la calle aunque sea simplemente a dar un paseo de 15 minutos?

🏥 Salud y alimentación

Nos obligaron a cumplir un confinamiento para intentar preservar la salud de la ciudadanía y evitar contagios pero por desgracia, el estar encerrados en nuestros hogares es posible que tampoco haya sido demasiado bueno para nuestra salud.

En mi caso personal no he cogido peso pero sí he visto cómo mi masa muscular ha ido disminuyendo para dar paso a un aumento de la cantidad de grasa en el organismo.

Queramos o no, el no movernos y el no poder realizar ejercicio al aire libre (aunque siempre hayan alternativas) es contraproducente para llevar una vida sana.

En cuanto a la alimentación, el estar ocioso en casa genera que piques más entre horas, comas más cantidad de la necesaria, etc

Por nuestra parte, el gasto en alimentación durante la cuarentena se dobló, es más, seguimos gastando el doble que antes del confinamiento en la partida de «supermercados» de nuestro control de gastos en Andromoney.

Dicho aumento de gasto en alimentación está ocasionado principalmente porque tanto mi mujer como yo hacemos todas las comidas en casa y por tanto, lo que nos ahorramos en bares y restaurantes lo hemos aumentado en la cesta de la compra.

Por otro lado, al estar tanto tiempo encerrados en casa, las comidas eran más elaboradas y comprábamos mejor género. En definitiva, la cartera se resiente pero hemos ganado muchísimo en cuanto a mejora en la alimentación.

Por desgracia y por recalcar las consecuencias que pueden generar el confinamiento, gran parte de la población habrá tenido episodios de ansiedad, agobio, claustrofobia, incertidumbre constante que no les dejaría dormir bien…. que a la larga pueden generar en problemas mentales…

👨‍👩‍👦‍👦 Familia y relaciones sociales

La cuarentena nos ha hecho notar cómo se echa de menos a la familia y a los amigos en ciertos momentos.

¿Realmente éramos conscientes de lo poco que estábamos hablando los últimos años con nuestros padres o abuelos?

Durante el confinamiento he hablado más tiempo con mi abuela por teléfono que el resto de mi vida, en serio.

Aunque nos pusimos como costumbre las videollamadas con la familia (nunca lo habíamos hecho antes) no es lo mismo «charrar» con tus padres o sobrinos por videollamada que quedando en persona.

Lo mismo con los amigos. No es lo mismo tomarte unas cervecitas con los amigos que hacerlo de forma «online».

¿Y los abrazos? ¿y los besos? aún pasada la cuarentena, no ha habido besos y abrazos con familiares y amigos. Seguimos manteniendo esa pequeña distancia que en ciertos momentos parece enorme.

En los corrillos se comenta la cantidad de divorcios que saldrán a la luz debido al confinamiento, pero he decir que en nuestro caso, nuestra pareja ha salido reforzada más si cabe que antes de estar encerrados.

💰 Economía y empresa

Vivimos en un mundo en el que el dinero es necesario para prácticamente todo lo que hacemos a diario, necesitamos ingresos para pagar las facturas y mantener nuestro ritmo de vida.

Comienza la cuarentena, todos encerrados, pocas cabezas se asoman a las ventanas, los negocios de primera línea de calle que no vendían bienes de primera necesidad, cerrados a cal y canto por obligación.

El gasto se contrae salvajemente y en muchos sectores desaparecen los ingresos por completo.

Los hogares comienzan a ahorrar más de los normal, sobre todo en la parte de ocio y diversión, pero también se disparan otras partidas como por ejemplo la alimentación.

Todo el mundo tiene miedo por su futuro.

A parte del miedo a contagiarse y morir, todo el mundo tiene miedo a perder sus trabajos, empresas, negocios…

El Gobierno ha intentado ayudar lo máximo posible con sus préstamos ICO, retraso en el pago de los impuestos, ERTEs, etc pero para mí son medidas insuficientes, ya que tenemos una estructura de bienestar que ya de por sí tiene unos gastos brutales queramos o no y el problema de la pandemia puede ser la estocada final.

Lo peor no ha pasado ni mucho menos y menos analizando estudios como el que indica que el 36% de los españoles se han fundido todos sus ahorros durante el confinamiento. De ahí la importancia de tener nuestro fondo de emergencia siempre disponible.

Espero equivocarme, pero cuando pase el verano (ya que nadie va a perdonar sus vacaciones) se verán las consecuencias reales del desastre económico que se nos viene encima.

Sólo deseo que no haya una «recaída» y nos vuelvan a confinar por un rebrote serio, porque entonces la hecatombe económica será apocalíptica (siento ser tan pesimista).

Yo soy capitalista y no creo para nada en el Comunismo, pero una cosa ha dejado clara el parón ocasionado por la pandemia y es que si el dinero no corre y cambia de manos, nuestro sistema se derrumba.

La empresas, ganen o no dinero, deben estar siempre en funcionamiento y el dinero debe cambiar de manos, debe fluir, debe haber consumo para que la rueda no pare, porque si para, el sistema colapsa.

Por desgracia, muchas empresas están abocadas a la desaparición por no hacer bien los deberes y por vivir una mentira.

Antes de la pandemia muchas empresas vivían de pagar tarde y mal, sin caja, trabajando siempre a base de deuda, pero ahora quedarán al descubierto al pasar de X a cero ingresos durante estas semanas cerradas.

Aquí viene al pelo una frase del gran Warren Buffett:

«Sólo cuando baja la marea se sabe quién nadaba desnudo»

Por suerte, en nuestra empresa intentamos hacer siempre los deberes y gracias a ser previsores hemos podido seguir funcionando sin tener que acogernos a ERTES o recortes, aún cuando nuestros ingresos bajaron un 80% durante las semanas del confinamiento.

Teníamos caja para varios meses con cero ingresos y hemos podido capear el temporal pero si vuelve a venir otra oleada entonces sí tendremos que agarrarnos bien fuerte al mástil del barco para intentar que no se hunda.

Todo tiene un límite.

📊 Inversiones

Lógicamente con una crisis sanitaria como la que estamos pasando la economía mundial se tiene que contraer y muchas empresas y familias acabarán en serios problemas.

El dinero de los Gobiernos no es infinito aunque a veces lo parezca. No se puede rescatar todo en la vida, no vivimos en «los mundos de Yupi».

Hazte la idea que nuestras inversiones, ante problemas del calibre como la pandemia del covid-19, pueden sufrir reveses importantes en forma de bajadas o crash bursátiles como ocurrió en Marzo .

👆🏼 Ahí se ve la caída de mi cartera justo en Marzo. Bajada de vértigo.

Todo cayó a plomo y, la verdad, fue un buen momento para comprar.

Lástima que no tuviera suficientes balas en ese momento para «dispararle» al mercado, pero lógicamente amplié posiciones todo lo que pude.

Aunque parezca que el mundo pueda acabar sumido en un MAD MAX o caos apolíptico, no hay que deshacer posiciones, al contrario, hay que intentar ampliarlas lo máximo posible.

Hay que seguir el plan pase lo que pase. Todo acabará volviendo a la normalidad. 📉📈

✈️ Viajar

¿Echas de menos viajar? ¿Eres de los que te ponías una mochila al hombro y te ibas a conocer mundo en vacaciones?

Me da a mí que el turismo mochilero y low cost se va a acabar por culpa de la pandemia.

Muchas compañías aéreas lo van a pasar muy mal. No hay nada peor que la incertidumbre, nadie se atreve a reservar ningún viaje para dentro de semanas o meses porque no sabemos si van a haber rebrotes y nos van a volver a confinar.

Por nuestra parte no tenemos ninguna prisa en plantearnos un viaje largo. Intentaremos disfrutar al máximo de lugares cercanos a casa.

Exprimiremos al máximo los fines de semana buscando nuevas rutas o pueblos que visitar.

🤝 Sociedad

Antes de la aparición de la dichosa pandemia y el confinamiento yo ya tenía claro que vivimos en una sociedad egoísta, egocentrista y corrupta a todos los niveles.

La gente sólo piensa en ella misma y si puede chafarle la cabeza al de al lado para subir un escalón más en la pirámide ni se lo piensa y ejecuta.

Ha habido mucha solidaridad durante el confinamiento, muchos aplausos a las 20:00 h para agradecer el esfuerzo de nuestros sanitarios y cuerpos de seguridad del Estado , pero también ha habido mucho egoísmo y «sudapollismo» por parte de grupos reducidos de la población.

Pasado el confinamiento es cuando sale a relucir de nuevo el egoísmo de la gente y su poco «cerebro».

Fiestas multitudinarias, jóvenes que parece ser que lo de las mascarillas no va con ellos, etcétera.

El ser humano volverá a demostrar que su memoria a corto plazo es nula y en unos meses cuando volvamos a la normalidad de verdad, todo ésto se habrá olvidado y volveremos a lo de siempre: «Yo, yo, yo y yo»

✅ Conclusiones

No sé a vosotros pero a mí el confinamiento me ha hecho reflexionar en algunos aspectos de la vida y mis conclusiones son las siguientes:

  • Debemos cuidarnos más, alimentarnos bien, ser activos y preservar la salud.
  • Me ha reforzado todavía más mi posición ante Memento Mori (recuerda que morirás) . No somos inmortales y ante una pandemia todos podemos caer. Ricos, pobres, famosos, humildes, … TODOS.
  • Debemos cuidar más nuestras relaciones familiares y amistades. Hay que apartar todas aquellas relaciones tóxicas que no te aporten nada. El confinamiento seguramente te habrá hecho abrir los ojos y sabrás realmente a quién necesitas en tu vida y a quién no.
  • No conseguimos nada ofuscándonos ante la falta de libertad. No pienses que has perdido semanas de tu vida. Aprovechemos de la mejor manera posible el tiempo. Aprendamos algo nuevo, mejoremos lo que ya sabemos y disfrutemos junto a los nuestros.
  • El dinero va y viene, pero un golpe así puede hacer que nuestro castillo se derrumbe por completo. Hagamos unos buenos cimientos bajo él y si vienen mal dadas estemos preparados para sobrellevarlo lo mejor posible. DIVERSIFIQUEMOS, tanto en inversión como en tipo de ingresos.
  • Los gobiernos han dejado claro que no están preparados para problemas de tal magnitud. En realidad, estamos gobernados por personajes que no saben hacer la O con un canuto y únicamente les interesa que sigamos cotizando para nutrir sus arcas y disponer de ellas a su libre albedrío.
  • Siempre se ha dicho que España tiene el mejor sistema sanitario del mundo y desconozco si realmente es así, pero una cosa ha quedado clara, y es que ante un problema grave todo puede colapsar aunque seas el «number one». Extrapólalo a tu vida: «Puedes estar en lo más alto hoy pero mañana caer hasta el sótano».
  • Todos los políticos mienten, los medios de comunicación mienten, la gente miente…. todo el mundo miente. Toma precauciones por tí mismo/a y desintoxícate de tanta noticia, rumor, bulo, mentira…
  • Todavía no está claro si el Covid-19 será un «cisne negro» en los mercados financieros pero está claro que después de las grandes bajadas, tarde o temprano, vuelve la recuperación. Paciencia y a seguir con el plan.

¿Tú qué piensas? ¿Ha cambiado algo en tu vida desde el confinamiento?

Sólo por si te apetece, te recomiendo Meditaciones de Marco Aurelio

En definitiva, la vida sigue y espero que estés ahí por mucho tiempo.

Si te ha gustado el artículo o lo ves útil, por favor, difúndelo entre tus amigos y conocidos. También te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter mediante el formulario que tienes en el menú de la derecha con el fin de estar informado/a en todo momento de todos los nuevos artículos que vaya escribiendo.

Deja un comentario