Me ha tocado el Gordo de Navidad

Tranquilos que no me ha tocado el Gordo de Navidad, pero seguro que todos soñamos lo mismo cuando se acercan estas fechas. ¡¡Que nos toque el Gordo de la Lotería de Navidad el 22 de Diciembre!!

Primero que nada, he de decir que como inversor y teniendo algunos conocimientos sobre probabilidades y estadísticas, creer que nos va a tocar la lotería es de «tontos» (sin faltar a nadie…). Posiblemente es el peor dinero «invertido» después de comprar un coche, que nada más sacarlo del concesionario pierde un buen porcentaje de su valor.

Pero no os voy a engañar. A la lotería de Navidad sí juego todos los años, ya sea por tradición, por compartir décimos con la familia, amigos y compañeros de trabajo e incluso, por esa «ilusión» que siempre nos ha transmitido el «calvo» de la Navidad todos los años.

Las probabilidades de que nos toque el Gordo de Navidad se calcula rápidamente con una simple fórmula teniendo en cuenta que hay 100.000 números posibles:

Probabilidades Gordo Navidad = 1 / 100.000

o lo que es lo mismo: 0,000010 %

Es prácticamente imposible, ¿verdad? Pero…. ¿y si nos toca? ¿qué deberíamos hacer?

Lo primero: ¡NO VOLVERNOS LOCOS!

Está clarísimo que si nos caen del cielo 400.000 euros porque tenemos un décimo premiado del Gordo lo normal es que nos pongamos nerviosos, muy nerviosos, y empecemos a montarnos películas de cómo gastarlo y derrocharlo sin control, pero… primero que nada, ¿sabes que Hacienda te retiene directamente un porcentaje del premio? Pues sí, así es, primero que nada pasarás por caja y dejarás en las arcas públicas un total de 80.000 euros. Si ganas el Gordo, los primeros 10.000 euros quedan libres de impuestos y los 390.000 euros restantes pagan el 20% a Hacienda. En definitiva, el premio que se te queda por décimo asciende a 320.000 euros.

Ahora bien, ya tenemos claro que parte del premio se los llevan los hombres de negro y debemos ser inteligentes y seguir los siguientes pasos:

  • Si el décimo no lo compartes con nadie, lo primero sería acudir a tu oficina bancaria habitual e ingresarlo para evitar el riesgo de perderlo, que te lo quiten, etc.
  • Si el décimo es compartido con amigos, familiares o compañeros de trabajo, deberíais plantearos ir todos a un Notario para que deje constancia de que ese décimo ó décimos están compartidos entre todos y acto seguido ir al banco y que se encargue de hacer el reparto entre los agraciados.
  • El siguiente paso que deberíamos hacer con el premio es valorar qué hacer con él. ¿Un coche nuevo? ¿una casa nueva? ¿reservar un viaje de ensueño? Mi primer consejo al respecto es que intentes liquidar la deuda o deudas que poseas, ya sea hipoteca o préstamos personales, con el fin de quitarte por fin ese lastre de encima.
  • Si ya estás libre de deudas, el resto que te quede del premio inviértelo y sácale el máximo rendimiento posible, aprovecha que te ha caído del cielo y aumenta tu patrimonio gracias al interés compuesto. Si lo deseas, date algún buen capricho para ti y los tuyos, pero intenta que no supere el 20%-30% del premio total.
  • Sigue los consejos que te explico en mi libro Objetivo: Libertad Financiera y crea una cartera de fondos indexados a través de Indexa Capital ó Renta 4 o amplíala en el caso de que ya la tengas.

Ante todo, evita ser de ese 80% de personas que a los pocos años de que les toca la lotería pierden todo lo ganado, e incluso, lo que ya tenían porque no han sabido gestionarse y han entrado en una espiral de gasto sin control.

Que nos tocara un décimo del Gordo de Navidad, en la mayoría de los casos, nos pondría en una situación en la que prácticamente podríamos decir que hemos alcanzado la libertad financiera , por tanto, si tuvieras la gran suerte de ser agraciado con el primer premio, mantén los pies en el suelo y disfruta de la vida y todo el tiempo libre que te podrá ofrecer ese dinero.

¡Disfruta del premio con medida e inviértelo! ¡Enhorabuena si te ha tocado!

Deja un comentario

Scroll Up