NO vas a cobrar pensión de jubilación

Si tienes menos de 45 años, no vas a cobrar pensión de jubilación… y lo sabes.

Sí, lo sabes, aunque a diario nuestros políticos quieran hacernos ver que está todo asegurado y que el sistema de pensiones es intocable, pero lo siento mucho, hazte la idea de que la pensión de jubilación que hoy cobran nuestros padres y abuelos, nosotros no la vamos a cobrar.

Estoy convencido que prácticamente todas aquellas personas que leéis este artículo estáis preocupados por vuestra jubilación. En mi opinión, en España tenemos un sistema de pensiones totalmente piramidal (sistema Ponzi), ya que las cotizaciones que pagamos todos los trabajadores mes a mes de nuestro esfuerzo no van a una hucha personal para nuestra «paga» del futuro, sino más bien para ir pagando las prestaciones a los jubilados actuales.

Últimamente se habla mucho de que el sistema de pensiones está quebrado, que hay que renovarlo completamente, que no es sostenible, que habrá que aumentar impuestos por otro lado, que habrá que crear nuevas partidas en los presupuestos generales del Estado para seguir pagando las jubilaciones, etc…

Lo que está claro es que si no hay más trabajadores que pensionistas con un buen margen de diferencia, el sistema acabará colapsando y no será para nada viable tal y como está montado hoy en día. Más que nada, porque de donde no hay, no se puede sacar.

Yo tengo muy claro que llegado mi momento para poder pedir la jubilación de «Papá Estado» (dentro de más de 25 años) el sistema tal y como lo conocemos no existirá y no sé si tendremos derecho a pensión o no, pero lo que es seguro es que no será suficiente para mantener nuestro ritmo de vida actual

Todas aquellas personas que únicamente confiéis en la jubilación del Estado para disfrutar de vuestra vejez siento deciros que ESTÁIS LOCOS. Olvidaros de vivir dignamente hasta el final de vuestros días si únicamente confiáis en esa paga ya que perderéis poder adquisitivo de una forma drástica.

Debido a la baja natalidad, los cotizantes tienden a caer y si eso no se soluciona finalmente habrán muchos más jubilados que cotizantes y el sistema colapsará.

El nivel actual de las pensiones es INSOSTENIBLE y habrá recortes.

Lo único que está claro es que no podemos fiarnos de nuestros políticos, por mucho que se empeñen en decirnos que está todo asegurado, ya que únicamente buscan sus sillones y sus puestos durante el mayor número de años posibles.

Debemos controlar nuestra vida y nuestro futuro, no pienses cuánto cobrarás cuando te jubiles, móntate tu propio plan. No dejes que sean los políticos quienes te impongan cuando jubilarte porque si todo sigue igual, los que tenemos ahora 40 años, ¿quién no nos dice que no nos tocará jubilarnos a los 75 años?

Yo tengo mi plan para alcanzar la libertad financiera antes de la edad de jubilación y me niego a que me impongan cuándo debo o no jubilarme. Si consigo que mi plan de inversiones e ingresos pasivos llegue a su objetivo podré jubilarme antes de tiempo.

¿Tengo asegurada la jubilación?

NO, NO y NO. Siento ser tan pesado al respecto, pero creo sinceramente que no tenemos asegurada nuestra pensión, al mismo tiempo que tampoco tenemos asegurado vivir 100 años.

Como el futuro no lo conoce nadie y predecirlo es más difícil que «meterse el puño en la oreja», busquemos por nuestra parte cómo intentar asegurarnos una jubilación más digna de las que nos ofrecerán nuestros «queridos» gobernantes.

Ideas para cuando llegue la jubilación

Yo no soy quién para decirte qué activo debes adquirir para asegurar algo más tu jubilación. Hay multitud de activos que podrían ayudarte a conseguirlo y deberás ser tú quién analice cada uno de ellos y decidir cuál se amolda más a tu perfil de riesgo y entendimiento.

Ahí van algunas propuestas que te podrías plantear para alcanzar tu jubilación con algo más de éxito:

Planes de pensiones

Un plan de pensiones es un producto financiero de ahorro privado orientado a la jubilación, en el que el inversor va aportando cantidades periódicas al mismo con el fin de que cuando se jubile obtenga todo lo invertido más la supuesta revalorización en forma de capital o de renta vitalicia.

Tienen sus ventajas fiscales a la hora de hacer aportaciones a los mismos (hasta un máximo de 8.000 € al año), pero que no son para nada recomendables, y está demostrado, para aquellas personas que ganan menos de 60.000 € al año, ya que esas deducciones son absurdas para los contra que tienen los planes de pensiones: no son rescatables exceptuando en ciertos casos importantes, en nuestro país su rendimiento en cuanto a rentabilidad es LAMANTABLE, a la hora de rescatarlos tributas por todo el dinero  no únicamente por las plusvalías y a tipos impositivos muy altos, etc

PIAS (Plan Individual de Ahorro Sistemático)

Un PIAS es un seguro de vida de ahorro a largo plazo enfocado a complementar la pensión pública de jubilación en forma de capital o a través de una renta vitalicia a partir de su vencimiento, y que garantiza a tus herederos el saldo acumulado hasta la fecha en caso de fallecimiento.

Hay que decir que los PIAS gozan de un tratamiento fiscal ventajoso frente a otros productos financieros de ahorro, siempre y cuando se cumplan los requisitos establecidos. Estos implican que el importe máximo a invertir es de 8.000 € anuales, con un límite máximo total de 240.000 € en toda la vida del contrato.

La diferencia con respecto a un plan de pensiones es que se puede rescatar en cualquier momento y puedes realizar aportaciones mensuales desde 50 € .

Es un producto poco conocido en España pero que no para de crecer, es más, ya confían sus ahorros en este tipo de productos casi 1,5 millones de españoles, acumulando más de 11.300 millones de euros al cierre del segundo trimestre de 2017 según datos de ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones).

En su momento en este blog expliqué por qué cancelé mi PIAS después de estar varios años aportando .

PPA (Plan de Previsión Asegurado)

Un PPA o Plan de Previsión Asegurado es un seguro de ahorro y previsión que tiene un tratamiento fiscal similar a un Plan de Pensiones, aunque a diferencia de éste, el PPA tiene un interés garantizado, así como una pequeña participación en beneficios, que variarán dependiendo de la entidad con la que se contrate.

Unit Linked

Los unit linked o fondo de seguro diversificado, es un producto financiero que te permite canalizar un ahorro futuro. Son una forma de invertir, teniendo a la vez un seguro de vida y un fondo de ahorro. Concretamente, es una inversión en una cartera de fondos, acciones o bonos y que se estructura en torno a un seguro de vida. De esta forma una parte de la inversión debe destinarse al pago de la prima del seguro, pero la mayoría del capital se invierte en una cartera de productos y el riesgo lo asume el comprador.

Hipoteca inversa

Si tienes tu vivienda principal pagada cuando llegues a los 65 años, la hipoteca inversa podría ser una forma de conseguir una renta adicional para tu jubilación.

Tal y como se indica en la Wikipedia, el Banco de España define la hipoteca inversa como un crédito o préstamo garantizado con una hipoteca que recae sobre la vivienda habitual (también hay posibilidad sobre otras viviendas), concedido, de una sola vez o a través de prestaciones periódicas, a una persona que debe ser mayor de 65 años o acreditar un grado de discapacidad (igual o superior el 33 %) o dependencia (dependencia severa o gran dependencia), no siendo exigible su devolución hasta el momento de su fallecimiento. Al revés que en una hipoteca normal, la deuda no va disminuyendo con el tiempo, sino aumentando hasta que un tercero (los herederos del inmueble) opta por asumirla como propia, en caso de interesarle mantener la propiedad del inmueble.

La normativa legal la define como un préstamo o crédito hipotecario con el que el propietario de la vivienda realiza disposiciones, periódicas o en forma de cobro único, hasta un importe máximo determinado por un porcentaje del valor de tasación en el momento de la constitución, y al alcanzarse dicho porcentaje se deja de disponer de la renta aunque la deuda sigue generando intereses.

Se exige que la tasación de la vivienda sea realizada por una sociedad de tasación y que el inmueble se encuentre asegurado contra daños.

Una vez fallecido el deudor hipotecario o el último beneficiario, corresponde a los herederos liquidar la situación con la entidad de crédito. Podrán optar por cancelar totalmente el crédito hipotecario, para lo cual deberán satisfacer a la entidad de crédito la totalidad de los débitos vencidos más los intereses, sin que la entidad pueda en estos casos exigir ninguna compensación por la cancelación de la hipoteca. Esta cancelación puede producirse mediante el uso de fondos propios de los herederos, mediante la refinanciación de la deuda contraída o bien vender la vivienda.

En el supuesto de que los herederos no quieran, o no puedan, cancelar el crédito hipotecario, la entidad de crédito podrá ejecutar la hipoteca y resarcirse así de los débitos vencidos, con sus intereses, teniendo en cuenta que en este caso la hipoteca responde de los intereses aun cuando éstos se hayan generado en plazo superior a cinco años. No obstante, la entidad sólo podrá obtener el recobro hasta donde alcancen los bienes de la herencia, sin que la entidad financiera pueda ejecutar el cobro con otro patrimonio personal de los herederos.

Venta de tu vivienda con usufructo

Una opción que últimamente se está empezando a ver bastante entre personas mayores que tienen buenos pisos en zonas buenas de ciudades grandes es vender a inversores sus viviendas manteniendo el usufructo de la misma hasta el día que fallezcan.

Cuando alguien adquiere una propiedad, lo que es obtiene se conoce como pleno dominio y éste se divide entre la nuda propiedad y el usufructo vitalicio.

En esta propuesta que te planteo hablo únicamente de vender la nuda propiedad, con lo cual seguiríamos disponiendo del usufructo de la vivienda mientras viviésemos.

Es una opción ideal para aquellas personas sin herederos o para aquellas personas que deseen disfrutar de su vivienda habitual sin pasar ningún apuro económico.

A aquella persona que le vendas la vivienda de esta forma, será el nudo propietario pero no podrá disfrutar de tu hogar hasta la extinción del usufructo. Una vez llegado el momento, tendrá todo el derecho a disponer de la propiedad en buen estado.

La principal ventaja, sin duda, es poder seguir haciendo uso de la vivienda para siempre. Una seguridad avalada legalmente con las máximas garantías, registrado correctamente y con escritura ante Notario.

Además, el dinero de la venta se recibe en el instante de la cesión de la nuda propiedad y de una sola vez, permitiendo al usufructuario disfrutar de su propiedad y recibir esta compensación económica inmediata.

Con esta venta los gastos también serán menores para el vendedor, ya que pasaría a pagar solamente aquellos correspondientes a los consumos ordinarios (agua, electricidad, gas…), mientras que el inversor se haría cargo desde ese momento del IBI y las derramas extraordinarias de la vivienda.

Y te preguntarás… ¿por qué alguien va a estar interesado en comprar una vivienda bajo esas condiciones? Pues muy sencillo…. la vivienda no se paga a su valor real ni mucho menos, suelen venderse con un descuento importante, aproximadamente sobre un 50% de su valor real dependiendo del tipo de inmueble, situación y sobre todo edad de los usufructuarios.

Lógicamente no es lo mismo vender la nuda propiedad de un ático en una de las mejores calles de Madrid, Barcelona o Valencia por parte de un matrimonio de 80 años que vender un primer piso en un calle de un barrio obrero por parte de una pareja de 65 años.

Si tienes una buena propiedad pagada en buena ubicación y no deseas dejarla en herencia porque necesitas capital para pasar tu jubilación con garantías, esta forma de proceder podría ser una buena opción a tener en cuenta.

Muchos inversores, ya sean particulares o fondos de inversión, podrán estar interesados en hacerse con la nuda propiedad de tu vivienda.

Mi plan para la jubilación

Por nuestra parte, tenemos montada nuestra propia cartera de fondos indexados más algunos ingresos pasivos en formas de renta por alquiler mediante pequeñas propiedades inmobiliarias.

Ahora mismo nuestra cartera de fondos está compuesta íntegramente por fondos de acumulación (no reparten dividendos) y el peso en renta variable ronda el 85% . A medida que vayan pasando los años iremos reduciendo exposición a renta variable a favor de renta fija y cuando queden pocos años para nuestro retiro nos plantearemos traspasar los fondos de acumulación a fondos de distribución para que comiencen a darnos dividendos en forma de renta.

¿Por qué preferimos hacerlo así? Porque al principio queremos que nuestra inversión se aproveche al máximo del poder del interés compuesto reinvirtiendo los dividendos que vayan dando nuestras posiciones sin pasar por caja (Hacienda).

Por otro lado, tenemos pequeñas propiedades que tenemos alquiladas asegurándonos unos ingresos pasivos que nos están rentando entre un 5,5% y un 6% anual neto dependiendo de los gastos imprevistos que nos generan.

La idea en el momento de la jubilación, es vender nuestra vivienda habitual asegurándonos el usufructo de la misma hasta el día que dejemos este mundo y dejar el resto de propiedades en herencia , así de esta forma, pensamos que tendremos capital suficiente para poder pasar una jubilación con garantías sin necesidad de depender de la «paga» que nos dé nuestro gobierno de turno.

Conclusiones

Cada persona somos un mundo y vemos la vida de forma totalmente diferente, pero en el fondo todos necesitamos tener un margen de seguridad a largo plazo para dormir tranquilos por la noche.

Nunca es tarde, ponte manos a la obra y traza un plan, no confíes simplemente en lo que te prometan, búscate «el pan» futuro y comienza a pagarte a tí mismo/a a principio de mes tal y como te explico en mi libro. Aparta todos los meses un porcentaje para ahorro y otro para inversión, SIN EXCEPCIÓN.

Está claro que a largo plazo todos muertos, pero no viváis al día derrochando a lo loco y sin pensar, guardar algo para el futuro. Y sobre todo, pasemos por este mundo con una vida digna acotando nuestro riesgo personal al mínimo posible. El esfuerzo siempre valdrá la pena.

Si te ha gustado el artículo o lo ves útil, por favor, difúndelo entre tus amigos y conocidos. También te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter mediante el formulario que tienes en el menú de la derecha con el fin de estar informado/a en todo momento de todos los nuevos artículos que vaya escribiendo.

Deja un comentario

Scroll Up