Qué es el interés compuesto y por qué es nuestra arma definitiva

Según dicen, en una ocasión se le preguntó a Albert Einstein cuál pensaba que era la fuerza más poderosa del Universo, a lo que contestó: “El interés compuesto”.

El interés compuesto representa la acumulación de intereses que se han generado en un período determinado por un capital inicial (Ci) o principal a una tasa de interés (r) durante (n) periodos de imposición, de modo que los intereses que se obtienen al final de cada período de inversión no se retiran sino que se reinvierten o añaden al capital inicial, es decir, se capitalizan. Es aquel interés que se cobra por un crédito y al ser liquidado se acumula al capital (Capitalización del interés), por lo que en la siguiente liquidación de intereses, el interés anterior forma parte del capital o base del cálculo del nuevo interés.

A continuación te indico una sencilla fórmula para calcular el capital final :

Cf = Ci (1 + r) ^n

donde Cf es el capital al final del enésimo período, Ci es el capital inicial, r es la tasa de interés expresada en tanto por uno (p.e. 4% = 0,04) y n es el número de períodos (p.e. Años)

Usando la fórmula anterior y suponiendo que tenemos un capital de 10.000 € para invertir a un 4% de interés anual garantizado durante 12 años el capital final que obtendríamos sería de:

Cf = 10.000 (1+0,04) ^ 12 = 16.010,32 €

En este supuesto, si invertimos esos 10.000 € durante 12 años y no retiramos nada durante todo ese tiempo reinvirtiendo los intereses generados año tras años conseguiríamos 16.010,32 € gracias al poder del interés compuesto.

En mi caso particular, para alcanzar la libertad financiera busco beneficiarme del poder del interés compuesto lo máximo posible. Para ello, mi cartera de inversión únicamente está compuesta por fondos de acumulación mediante aportaciones periódicas.

En este caso, ¿cuál sería la fórmula para calcular cuál podría ser mi capital final al cabo de x años?

Para calcular el capital final generado de nuestra inversión con aportaciones periódicas la fórmula sería:

Cf = ((Ci + Ap) x (1+r)^n) + (Ap x (((1+r)^n)-1)/r) – (Ap)

donde Cf es el capital al final del enésimo período, Ci es el capital inicial, r es la tasa de interés expresada en tanto por uno (p.e. 6% = 0,06), n es el número de períodos (p.e. Años) y Ap es el capital que aportaremos periódicamente (indicado de forma anual).

Imaginemos que tenemos un capital inicial de 10.000 € y posibilidad de aportar a nuestras inversiones un total de 6.000 € adicionales todos los años (500 € al mes). El primer año invertiríamos 16.000 € (10.000 € iniciales + aportación adicional de 6.000 €) y a partir de ahí añadiríamos cada año 6.000 € . En este supuesto, vamos a tener en cuenta una rentabilidad media anual de un 6%.

Aplicando la fórmula:

((10.000 + 6.000) x (1+0,06)^20) + (6.000 x (((1+0,06)^20)-1)/0,06) – (6.000) = 266.027,71 €

O sea, que en 20 años, con una aportación inicial de 10.000 € y 500 € al mes (6.000 € al año) y estimando una rentabilidad media anual de un 6% conseguiremos un total de 266.027,71 € .

Sin duda, teniendo en cuenta los números indicados en este artículo estarás de acuerdo conmigo en que debemos aprovecharnos del poder del interés compuesto para hacer crecer nuestro dinero más rápidamente.

Si te ha gustado el artículo o lo ves útil, por favor, difúndelo entre tus amigos y conocidos. También te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter mediante el formulario que tienes en el menú de la derecha con el fin de estar informado/a en todo momento de todos los nuevos artículos que vaya escribiendo.

Deja un comentario

Scroll Up