Ley de Parkinson: Qué es y cómo afecta a nuestras vidas

Hace unos días os hablé de la Ley o Principio de Pareto y cómo podría afectar a nuestras inversiones. Pues bien, ahora os voy a hablar de la Ley de Parkinson, que fue enunciada en el año 1.957 por el británico Cyril Northcote Parkinson.

¿Qué es la Ley de Parkinson?

La Ley de Parkinson afirma que el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine pero es extendible a otros «sectores» como puede ser la informática, las finanzas, el espacio, etc.

Sus tres principios básicos son:

  • El trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine.
  • Los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos.
  • El tiempo dedicado a cualquier tema es inversamente proporcional a su importancia.

Parkinson lo tenía muy claro, por mucho tiempo que tengamos, mucho dinero que ganemos y por mucho espacio (tanto logístico como informático) que tengamos siempre acabaremos consumiéndolo todo.

Cómo nos afecta en nuestra vida diaria

Cuando has cobrado un extra o te suben el sueldo, ¿a que tus gastos aumentan hasta consumir toda esa diferencia?

¿A que cuándo pones un armario nuevo en casa acabas llenándolo a las pocas semanas?

¿A qué cuándo no te organizas o no te pones una hora o fecha límite, el trabajo se expande de tal forma que nunca puedes terminar antes de que finalice tu jornada laboral?

Pues si has contestado que sí a cualquiera de las 3 preguntas es que la Ley de Parkinson se ha cumplido, pero tranquilo/a, es algo normal y nos pasa a todo el mundo pero con un poco de esfuerzo, constancia y metas claras, podemos evitar la Ley de Parkinson en nuestro beneficio

Pon fecha para finalizar tus trabajos o proyectos.

Aprende a organizar y optimizar tu trabajo de forma que éste no tenga que alargarse sí o sí hasta el final de la jornada laboral. Procura ponerte fechas tope de finalización de proyectos y cúmplelo a rajatabla, sino, siempre se alargará más de lo necesario.

Aquí tiene mucha importancia la «productividad» y es lo que diferencia a los buenos de verdad en su trabajo y a los no tan buenos.

Olvídate del «lo haré mañana» y aplícate más el «no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy».

Aprende a organizarte y a marcarte fechas concretas para la consecución de trabajos y proyectos.

Aumenta tus ahorros e inversiones a la vez que aumentas tus ingresos.

Si cobras una extra o te suben el sueldo, no busques la forma de gastarlo a la primera de cambio. Aumenta tu porcentaje de ingresos destinados al ahorro y a la inversión nada más recibas ese dinero extra, no esperes a final de mes, hazlo al principio tal y como te he indicado en otros artículos del blog y en mi libro.

¿Cuánta gente conoces que siempre vive «ahogada» y no llega a final de mes? Fíjate en esas personas y comprobarás que ganen lo que ganen: 1.000 €, 2.000 €, 3.000 €… Siempre se quedarán a 0 € a final de mes.

No busques más posibilidades de almacenaje, elimina todo aquello que te sobra.

Tanto en casa como en la oficina no busques más alternativas para almacenar más trastos y pertenencias. Vende, dona o tira todo aquello que realmente no uses ni necesites antes de poner otro armario, estantería o caja porque acabarás llenándolo todo y la historia volverá a comenzar. La ley de Parkinson es implacable en este aspecto.

Para este tema, te recomiendo que te leas el Best Seller de Marie Kondo: «La magia del orden», que te enseñará a cómo organizar de forma práctica tu hogar u oficina y te demostrará que debes deshacerte de todo aquello inservible o que no te aporte nada positivo.

En definitiva, céntrate y haz lo posible por evitar la Ley de Parkinson, ¡aprovecha al máximo tu tiempo, tu dinero y todo lo que te rodea!

Si te ha gustado el artículo o lo ves útil, por favor, difúndelo entre tus amigos y conocidos. También te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter mediante el formulario que tienes en el menú de la derecha con el fin de estar informado/a en todo momento de todos los nuevos artículos que vaya escribiendo.

Deja un comentario

Scroll Up