Invertir es muy aburrido

Invertir es muy aburrido, o así debe ser.

Si lo que buscas a la hora de invertir son emociones fuertes o ganar un 10% en una semana eligiendo cualquier “chicharro” del mercado, es mejor que cojas parte de tu dinero y te vayas al bingo o al casino.

Las probabilidades de éxito a la larga son las mismas. Si procuras ganar dinero invirtiendo en intradía, realizando trading, operando con CFDs de forma apalancada, etc desde aquí te digo que ACABARÁS PERDIENDO.

El pasado 18 de Agosto de 2.018 el diario Cincodías publicó una noticia demoledora: “Los grandes vendedores de CFD revelan que hasta el 86% de sus clientes pierde dinero” ¿Crees que podrás terminar en ese 14% de ganadores?

Cuando creemos nuestra cartera de inversiones debemos pensar a muy largo, mínimo 15 – 20 años, no podemos pretender ganar dinero en los mercados desde el primer día ya que no somos inversores profesionales, no somos expertos analizando balances de empresas y ni siquiera queremos serlo. Queremos vivir la vida haciendo lo que nos gusta y disfrutando cada minuto que pasamos en este maravilloso mundo.

Pensemos lo siguiente:

  • ¿Cuánto cuesta crear un castillo naipes? ¿y destruirlo?
  • ¿Cuántos años costó crear la ciudad de Nagasaki? ¿y destruirla con la bomba atómica que lanzaron los americanos aquel fatídico día 9 de Agosto de 1.945?
  • ¿Cuántos años costó levantar las Torres Gemelas de Nueva York? ¿y destruirlas con los horribles atentados del 11 de Septiembre de 2.001?

Sí, lo sé, los ejemplos de Nagasaki y las Torres Gemelas son unos ejemplos muy macabros, pero… piensa que tu cartera de inversión va a ser creada con dinero que te ha costado mucho esfuerzo ganarlo.

Ésto de la inversión es un camino duro y queremos ganar dinero, pero no queremos que por nuestra avaricia y nuestro desconocimiento, perdamos todo nuestro esfuerzo a la primera de cambio mediante técnicas o impulsos que hacen perder dinero al 86% de los inversores.

Primero que nada, fórmate lo máximo posible y lee libros sobre inversión. Gasta tus primeros recursos en tí mismo/a para entender todo lo que los mercados pueden ofrecerte y firma sólo aquellos productos que entiendas al 100%.

Crea unos buenos cimientos en tu cartera seleccionando unos buenos activos indexados con una diversificación acorde a tu perfil de riesgo y poco a poco ves creando el resto de la estructura hasta que llegues al tejado, tu libertad financiera o prejubilación de ensueño.

No te salgas nunca del plan que confecciones desde el primer momento, sé fiel al mismo y con el paso de los años verás recompensada tu labor.

No corras detrás de los vendedores de humo, nadie da “duros a cuatro pesetas”.

Nos vemos al final del camino.

Deja un comentario

Scroll Up