Guía básica de inversión para principiantes

¿Nunca has invertido por miedo a los mercados? ¿o simplemente por desconocimiento a los mismos? ¿Piensas que los mercados son como el casino y que sólo gana la banca?

Ojalá alguien me hubiese dado a mí, hace unos 20 años, algunas pautas que te voy a recalcar en este artículo. Por invertir no te vas a convertir en un demonio capitalista y especulador sin escrúpulos.

Olvídate, los mercados no son tan complicados. Cualquier persona puede invertir, es más, cualquier persona debería invertir para que su poder de adquisición no mermara con el paso de los años por culpa de la maldita inflación.

Yo soy una persona normal y corriente con algún conocimiento financiero pero no soy ningún experto de Wall Street ni manejo el dinero de nadie pero todos los meses llevo a cabo un plan de ahorro e inversión con el que pretendo alcanzar la libertad financiera más pronto que tarde.

En nuestra sociedad cada vez tenemos que trabajar más duro para conseguir buenos ingresos mes a mes, pero debemos ser conscientes de la necesidad de aprender a mover dicho dinero para que trabaje para nosotros.

Tienes que leer y documentarte un poco para poder aprender conceptos básicos y saber en todo momento qué puedes hacer con tu dinero y qué no debes hacer con él.

Por desgracia, la educación financiera no es una asignatura que se enseñe en las escuelas pero debería ser más que obligatoria. Queramos o no, el dinero es un medio que necesitamos TODOS para vivir y renunciar a aprender a cómo conseguirlo, gestionarlo o simplemente mantenerlo es un suicidio.

¿Qué es una inversión?

Una inversión no es más que emplear una cantidad de dinero en un activo o negocio con el objetivo de hacer crecer ese capital con el paso del tiempo.

Hay multitud de formas de inversión, desde aportar capital a tu empresa para hacer que crezca, hasta comprar un inmueble con el fin de alquilarlo o venderlo más caro con el paso del tiempo, pasando por adquirir cualquier tipo de activo financiero (acciones, fondos, bonos, etc) buscando una revalorización positiva futura.

¿Has invertido alguna vez? Un simple depósito bancario es también una inversión.

En la inversión hay tres variables a tener en cuenta que dependerán del tipo de persona que seas:

  1. Rendimiento esperado – Si esperas rentabilidades anuales del 20% en tus inversiones, ya te voy avisando de que lo tienes más que complicado. O una de dos: inviertes en un activo de altísimo riesgo con posibilidad de quiebra incluida, o te vas a dedicar a hacer operaciones intradía o trading, que lógicamente, te desaconsejo desde este mismo momento, ya que únicamente el 10% de las personas que se dedican a ello ganan dinero.
  2. Riesgo dispuesto a asumir – Dependiendo de la aversión al riesgo que tengas , te puedes considerar un inversor «agresivo», «medio» o «conservador». No es lo mismo invertir todo tu capital en acciones o fondos, que hacerlo únicamente en bonos del estado o en inmuebles. Es muy importante, saber qué tipo de riesgo estás dispuest@ a asumir cuando vayas a invertir.
  3. Horizonte temporal – No es lo mismo invertir con un objetivo de plazo de una semana que invertir con un objetivo de 10 años por ejemplo. Es más, para mí todo lo que sea invertir a corto plazo no lo considero inversión, sino más bien especulación.

¿Por qué debemos invertir?

Como he comentado anteriormente,

invertir no debería ser una opción, debería ser una obligación

Más gente de la que nos imaginamos no sabe ni siquiera qué es la inflación y cómo erosiona nuestro poder adquisitivo con el paso del tiempo. Si te lees el artículo que escribí hace unos meses: «La inflación: nuestro mayor enemigo» comprobarás que tener tu dinero parado en una cuenta bancaria sin más, podrá hacerte perder mucha capacidad adquisitiva con el paso del tiempo.

Para que te hagas una idea, tener 10.000 € en una cuenta bancaria desde 1.998 hasta 2.017 en nuestro país sería como haber perdido 3.592,71 € en capacidad de compra. Sí, tú seguirás teniendo esos 10.000 € en la cuenta bancaria, pero en realidad es como si tuvieras 6.407,29 € (10.000 – 3.592,71) ya que todos los bienes y servicios son mucho más caros en 2.017 que en 1.998 .

El Banco Central Europeo (BCE) se ha planteado intentar controlar la inflación en la zona euro sobre un 2% anual máximo por lo que ves haciéndote a la idea de que tu dinero perderá poder de adquisición en un 2% anual de media aproximadamente.

¿Cuál es el objetivo financiero?

El objetivo de invertir nuestro dinero consiste en generar un ingreso adicional ahora o bien se trata de ahorrar para el futuro.

En el primer caso, invertir para generar un ingreso adicional ahora se podría englobar en invertir en acciones que paguen unos buenos dividendos anuales sostenibles en el tiempo o invertir en inmuebles para alquilarlos y que te den una renta pasiva todos los meses.

En el segundo caso, invertir para ahorrar para el futuro podría ser crearte una cartera de acciones o fondos de inversión buscando una apreciación de capital o ganancia de capital con el paso del tiempo debido a la revalorización de los activos en los que estés invertido.

Desde mi punto de vista lo mejor sería intentar combinar ambos objetivos de forma que mientras pasen los años podamos recibir unas rentas pasivas (alquileres de inmuebles) y que nuestra cartera de fondos de inversión crezca año a año gracias a la evolución de la economía en general.

Tipos de inversiones

Acciones

Las acciones son las partes en las que se divide el capital social de una empresa. Estas partes son propiedad de una persona física o jurídica, que recibe el nombre de accionista, y representan la propiedad que posee esa persona de la empresa en cuestión.

Poseer acciones de una empresa otorga legitimidad al accionista para exigir sus derechos y cumplir sus obligaciones. También podrá acudir a las juntas generales de accionistas dependiendo del número y tipo de acciones que posea, solicitar toda la información financiera que desee e incluso vender sus acciones en cualquier momento.

Bonos

Un bono es un instrumento financiero de deuda utilizado tanto por empresas para conseguir más capital para expandirse, comprar nuevos equipos, adquirir otras compañías, etc así como por entidades de gobierno que emitirán estos bonos para acometer nuevos proyectos, para hacer crecer el país.

Normalmente son títulos colocados a nombre del portador y que suelen ser negociados en un mercado o bolsa de valores. El emisor se compromete a devolver el capital principal junto con los intereses pactados.

Depósitos

Un depósito bancario es un producto financiero que nos puede ofrecer nuestro banco por el cual nosotros depositamos el importe deseado en él durante el tiempo que nos indique el banco, normalmente suele ser un año, a cambio del cual nos dará un rendimiento en forma de interés pactado al finalizar dicho período.

Este funcionamiento es muy similar al de una cuenta bancaria remunerada que nos renta por tener nuestro dinero en ella, con la particularidad de que en un depósito bancario no podremos disponer de nuestro dinero hasta que no cumpla el plazo que firmamos con el banco.

Fondos de inversión

Un fondo de inversión es un vehículo de ahorro que reúne a un gran número de personas que quieren invertir su dinero a través de unos gestores profesionales (que cobran una comisión de gestión y mantenimiento), que serán los que tomarán las decisiones sobre dónde invertir ese dinero con el fin de obtener la máxima rentabilidad posible. Normalmente, los fondos de inversión invierten en una serie de activos como pueden ser acciones, títulos de renta fija, activos monetarios, derivados e incluso en otros fondos de inversión o en una combinación de varios de ellos.

Son una alternativa de inversión diversificada, ya que invierten en numerosos instrumentos, lo que reduce el riesgo, haciéndolo casi mínimo, en función del fondo de inversión que se elija.

Al invertir en un fondo de inversión obtienes unas participaciones del mismo a cambio, cuyo valor liquidativo estará definido por el total del valor del patrimonio del fondo, dividido entre todas las participaciones del mismo. El valor liquidativo es diario.

Inmuebles

Tal y como queda definido en la Wikipedia: «Se consideran inmuebles todos aquellos bienes considerados bienes raíces, por tener de común la circunstancia de estar íntimamente ligados al suelo, unidos de modo inseparable, física o jurídicamente al terreno, tales como las parcelas, urbanizadas o no, casas, naves industriales, es decir, las llamadas fincas, en definitiva, que son bienes imposibles de trasladar o separar del suelo sin ocasionarles daños, porque forman parte del terreno o están anclados a él» .

Vamos, que al leer inmuebles lo primero que se nos viene a la cabeza son pisos para alquilar.

Antes de comenzar

Antes de comenzar a invertir deberíamos tener varios temas controlados en cuanto a finanzas familiares se refiere.

¿Sabes lo que gastas todos lo meses?

¿Sabes realmente lo que te gastas al año en seguros? ¿y en gasolina? Es muy importante, que tengáis controlado en todo momento por dónde se os va el dinero, ya sea en gastos hormiga o gastos generales. Te recomiendo leas mi post «Controla tus finanzas personales con Andromoney» ya que te ayudará a saber en todo momento en qué gastáis vuestro dinero y cómo controlarlo para atajar gastos estúpidos y sin sentido.

Es casi más importante tener controlados los gastos que intentar ingresar algo más todos los meses ya que debido a la Ley de Parkinson ,

los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos

Si no controlas tus finanzas, si ganas 1.000, gastarás 1.000 y si de repente ganas 2.000, gastarás 2.000 … no falla.

¿Cuánto sueles ahorrar?

Antes de designar una partida de tus ingresos a inversión debes tener una partida asignada a ahorro y sin excusa, tener un fondo de reserva de 6 meses de tus gastos fijos.

¿Qué significa ésto? Pues que si tus gastos fijos mensuales (hipoteca, supermercado, luz, agua, seguros, gasolina, etc) son por ejemplo de 1.500 €, deberías tener un fondo de reserva en todo momento de 9.000 € (resultado de multiplicar 1500 por 6).

Es una medida de precaución por si en algún momento nos vienen mal dadas: nos quedamos sin trabajo, gastos imprevistos que se podrían pagar con dicho fondo en lugar de financiar, etc.

OJO: muy importante tener en cuenta este punto.

¿Cuánto aportar a ahorro y a inversión?

Tal y como te explico con detalle en mi libro, cómo mínimo deberíamos aportar de nuestros ingresos mensuales lo siguiente:

  • Ahorro : un 10% de los ingresos
  • Inversión: un 20% de los ingresos

Pase lo que pase, deberíamos realizar dichas aportaciones todos los meses nada más recibir los ingresos, no a final de mes, sino al principio. Lo primero que debemos hacer es pagarnos a nosotros mismos. Si recibes la nómina todos los días 1 de cada mes, automáticamente deberías tener configuradas dos transferencias automáticas:

  • Una por el 10% del valor de tus ingresos a una cuenta aparte de la principal dónde destinas tus ahorros y dónde deberás procurar tener siempre esos 6 meses de gastos fijos como fondo de reserva.
  • Otra por el 20% del valor de tus ingresos a tu cuenta de inversión, ya sean fondos, acciones, bonos, etc

¿Qué objetivo tenemos realmente?

Si has decidido que debes invertir, ¿qué objetivo tienes realmente? ¿Buscas seguridad para la jubilación? ¿Quieres comprarte una segunda vivienda dentro de unos años? ¿Quieres darles seguridad económica a tus hijos en un futuro?

Cada persona tenemos nuestros objetivos en la vida y dependerá de tu situación actual y lo que esperas del futuro para tener un objetivo de inversión u otro.

En nuestro caso, nuestro objetivo de inversión es ir haciéndonos una buena hucha para el futuro. No confiamos en las pensiones futuras ya que desde nuestro punto de vista, el sistema actual de pensiones está quebrado y si no hay muchos más cotizantes (que no tiene pinta) reventará y las pensiones tal y como las conocemos no existirán.

Buscamos seguridad para mantener nuestro ritmo de vida y si los planes salen bien, incluso alcanzar la ansiada libertad financiera.

Sea cual sea tu objetivo, invertir a largo plazo siempre te ayudará a conseguirlo. Márcate un plan, síguelo y no salgas nunca de él.

Documéntate antes de invertir

No debes lanzarte a la inversión sin más. Intenta documentarte lo máximo posible, aprende los conceptos básicos y cuando vayas a realizar una inversión o firmar cualquier compra de activos, sepas realmente lo que estás haciendo.

No te fíes sin más de lo que te cuente tu amigo de toda la vida, el vecino del quinto y mucho menos del director de tu sucursal bancaria.

Entiende en todo momento los riesgos que asumes al invertir y que pasarás por momentos en los que la inversión no irá lo bien que esperabas (por los típicos vaivenes del mercado) pero tranquil@, que a largo plazo si no hay una hecatombe mundial, todo volverá a su cauce.

Más abajo te voy a recomendar varios libros que a mí personalmente me vinieron muy bien para abrir los ojos y entender muchas cosas.

Nunca invertir un dinero que necesites

Una premisa importantísima que debes tener en cuenta es que NUNCA, repito, NUNCA, debes invertir un dinero que puedas necesitar a corto plazo.

Imagina que tienes previsto reformar tu casa, cambiarte el coche o mandar a tu hijo al extranjero en verano para aprender idiomas y decides invertir ese dinero durante unos meses para sacarle rendimiento antes del gasto en cuestión pero, ocurre lo que puede ocurrir en cualquier momento: CAEN LOS MERCADOS y tu inversión en lugar de crecer… ha bajado de valor. Podrías tener un problema para llevar a cabo tus planes y deberías buscar mediante financiación el dinero que te has dejado por el camino por invertir a corto plazo.

Debes invertir un dinero que no puedas necesitar en mínimo 5 años que es lo que considero medio plazo aunque lo mejor sería un dinero que no puedas necesitar en mínimo 10 años.

Cómo invertir

Primero que nada, repito, documéntate bien antes de invertir. Si después de leer, documentarte y saber por dónde van los tiros de la inversión busca ayuda de profesionales si no lo quieres hacer por tu cuenta directamente.

Con profesionales (sin menospreciar a nadie) no quiero decir que acudas a tu sucursal de toda la vida y preguntes por acciones o fondos qué comprar…. ya que allí los empleados del banco te van a aconsejar siempre productos que el banco quiere o «necesita» vender. Busca algún profesional independiente que esté alineado con tus intereses.

Si quieres lanzarte a la piscina y crear tu propia cuenta de valores o fondos podrás hacerlo a través de plataformas y brokers como Renta 4 (te explico en mi libro cómo hacerlo) o bien a través de gestores automatizados tipo Indexa Capital. También puedes comprar los activos financieros con los que creas que te sentirás cómod@ o pienses que son los más oportunos, una vez te hayas documentado, a través de tu banco habitual si así te sientes más segur@. No es necesario que te registres en cualquier otro banco o broker.

Hace meses escribí un post titulado Qué es Indexa Capital y por qué te ayudará a hacer crecer tu dinero que te recomiendo te leas para ver cómo funciona y en qué consiste.

Tal y como lo he comentado en multitud de ocasiones, nuestra inversiones las tenemos en Renta 4 e Indexa Capital . Siempre podrás seguirlas a través de la sección mi cartera de este blog.

Bibliografía imprescindible

En los últimos dos años me habré leído cerca de 40 libros sobre inversión, finanzas personales y economía en general. A continuación te pongo un listado de los libros (incluido el mío) que considero esenciales para cualquier persona que desee adquirir conocimientos financieros y se lance a la inversión como vehículo para tener un futuro más tranquilo y asegurado en cuanto a dinero se refiere.

Te recomendaría adquirir los libros en formato papel para que puedas hacerte garabatos y tomes notas de aquello que más te interese y para que puedas prestar, a familiares y allegados, de forma más sencilla para intentar inculcarles conocimientos financieros, que tanta falta hacen en nuestra sociedad.

Conclusiones

Nunca me cansaré de repetirlo… invertir no es una opción, es una obligación.

No tengas miedo. Invertir no significa que tengas que perder dinero, al contrario, si haces bien los deberes y llevas a cabo un buen plan y no te sales del mismo, con el paso de los años verás que tu esfuerzo ahorrando e invirtiendo te dará sus frutos. Podrás tener una jubilación más tranquila y desahogada.

No dejes pasar ni un minuto más y ponte manos a la obra. Mueve y gestiona tu dinero, no lo dejes parado. Controla e intenta mejorar tus ingresos, pero no dejes de vigilar ni un segundo tus gastos, ahí es dónde está la clave, no gastes más de lo coherente y no te endeudes más de lo necesario.

¡Mucha suerte y al toro!

 

Nota: Todas las opiniones de este artículo son meramente informativas y en ningún momento deben tomarse como una recomendación de compra o venta de activos de ningún tipo.

Si te ha gustado el artículo o lo ves útil, por favor, difúndelo entre tus amigos y conocidos. También te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter mediante el formulario que tienes en el menú de la derecha con el fin de estar informado/a en todo momento de todos los nuevos artículos que vaya escribiendo.

Deja un comentario