Abrir una cartera de inversión a nombre de los hijos

¿Tienes hijos o te has planteado tenerlos? ¿Les abrirías una cartera de inversión desde bien pequeños con el fin de que cuando sean mayores tengan un buen colchón finaciero?

En varios foros en los que participo, se ha comentado sobre este asunto y, como era de esperar, hay opiniones de todo tipo.

¿Tú qué harías? Tal y como planteo en mi libro, «Operación: Libertad Financiera», lo ideal es comenzar una cartera de fondos indexados cuanto antes mejor con el fin de que el interés compuesto comience a ejercer su poder lo antes posible.

Si creáramos una cartera de fondos indexados a nuestro/a hijo/a recién nacido, aportando una cantidad fija todos los meses (por ejemplo 1.000 € de inicio y 200 € al mes) y aplicando la fórmula que indico en mi libro y en el post del interés compuesto:

Cf = ((Ci + Ap) x (1+r)^n) + (Ap x (((1+r)^n)-1)/r) – (Ap)

Cf es el capital al final del enésimo período y Ci es el capital inicial

r es la tasa de interés expresada en tanto por uno (p.e. 6% = 0,06)

n es el número de períodos (p.e. Años)

Ap es el capital que aportaremos periódicamente.

cuando nuestro/a hijo/a cumpliera 18 años podría tener en su cartera de inversiones un total de 81.478,32 € si estimamos una rentabilidad media de su cartera de un 6% anual (totalmente alcanzable).

¿Quién de nosotros tenía esa cantidad ahorrada a base de estrenas o pagas con 18 años? Supongo que ninguno de los que estáis leyendo este post.

Ahora bien, si lo llevamos a la práctica, sería muy bonito decirle a nuestro/a hijo/a que tiene esa cantidad a su nombre en una cuenta de inversiones, ¿verdad?

Tengamos en cuenta, que mientras nuestros hijos sean menores de edad, podremos hacer lo que queramos con esa cartera, pero una vez cumplan la mayoría de edad ese dinero pasa a ser de su propiedad, y aunque hayamos aportado nosotros toda esa cantidad a su cartera, desde ese mismo momento ese dinero le pertenece 100% y puede hacer lo que quiera con él: vender todos los fondos, sacarlo, gastárselo en lo que quiera, etc…

¿Qué harías tú al respecto? ¿Le abrirías una cartera de inversiones o no?

Después de hablarlo en casa, en principio, nosotros no creo que abramos una cuenta de inversiones a nombre de nuestro hijos, no porque no queramos hacerles ese «regalo», sino porque aunque procuremos darles mi mujer y yo una buena educación financiera, cualquier persona con 18 años puede reaccionar de cualquier forma ante esa «hucha».

En nuestro caso, en cuanto tengamos hijos seguiremos aportando a nuestro plan y les ayudaremos lo que haga falta mientras les eduquemos financieramente lo mejor que podamos. Cuando cumplan la mayoría de edad, les animaremos a crear su propia cartera aportando parte de sus ingresos, ya sean de algún trabajo que realicen, de estrenas, pagas o lo que sea.

En definitiva, les mostraremos durante el paso de los años cómo funciona el dinero, cómo hacerlo crecer y, sobre todo, como gestionarlo sin derrocharlo desde sus primeros ingresos.

Esperemos que con el paso de los años entiendan que el dinero no puede estar parado sin más, y que deben aprender a gestionarlo y mandar sobre él desde el primer momento.

Igual, con el paso de los años, a medida que los niños vayan creciendo y veamos cómo se desenvuelven con las finanzas nos planteemos traspasar parte de nuestra cartera a su propio patrimonio con el fin de que lo vayan gestionando ellos con el paso de los años.

Todavía queda mucho para llegar a ese punto, pero es para ir pensándolo…

Deja un comentario

Scroll Up